¿CONOCES A ESTA LINDA MARIPOSITA?


                                                                                            Por Dra. Doralis Moreno Pérez

                                                                                                                                Centro de cría Big-Fai

Es la THAUMETOPOEA PYTOCAMPA , UN LEPIDÓPTERO (mariposa) nocturna cuyas larvas conocidas famosamente como procesionaria del pino, por su hábito de ir en fila, cabeza con cola, lo hacen así para proteger su cabeza de la acción de los depredadores.

Holometabólico: que tiene fases de huevo, larva, pupa y adulto.

Habitat: los pinos, abetos y cedros.

Apareamiento en verano; pone sus huevos en una o dos acículas (aguijones finos y delicados de los pinos) de donde se alimentan, una  fase LARVAR que van desde L1 a L5 , una pupa o crisálida enterrada en el suelo, donde en verano nacerá una linda mariposa, que sólo vivirá de uno a dos días, completando así todo el ciclo.

Desde la primera fase, construyen unas pequeñas bolsas que parecen algodón de azúcar, cuya función es de refugio colectivo,  estarán siempre donde dé él sol y se tornarán más densas en los días de más frío, saliendo a comer sólo al atardecer.

                Pequeño nido en un pino                                                           Nido ocupando más ramas                                               Larvas alimentandose de las acículas.

 

Ahora hablemos de su fase LARVAR la más peligrosa para todos. Desde que nacen tienen pelos, pero a partir de la L 3 aparecen otros pelillos anaranjados o rojizos llamados tricomas que carecen de conexión neural y se desprenden fácilmente del tegumento con cualquier tipo de agresión o estimulación. En cada muda hay nuevos pelillos quedando los antiguos en la muda anterior, estos pueden viajar por el aire y engancharse en la ropa, madera, en el pelo de las mascotas, ganado e incluso permanecer por grandes períodos de tiempo en el medio ambiente.

                                                                                                                                                    TRICOMAS

  ¿Cual es la importancia de estos pelillos rojos?

Es la presencia de una toxina termolábil que significa esto; que es  una substancia que se descompone o se desnaturaliza con el calor. Esta toxina la thaumatopina hace que el cuerpo secrete histamina y otro alérgico, mediado por IgE y dé lugar a reacciones alérgicas.

Cuando estos pelillos o espículas entran en contacto con nuestras mascotas los vemos inquietos, intentando con sus dos patitas como rascarse la cara, su boca, inflamación  de la lengua, ojos, con dificultad para respirar y sí no lo atendemos muerte. Algunos pueden después de ser tratados presentar necrosis en la lengua con perdida de parte de la misma.

Sí nos gusta pasear por los bosques o hacer excursiones, debemos conocer esto,  porque nos ayudará a protegernos y tomar medidas preventivas para evitar accidentes.

Sabemos que hacen sus nidos en los pinos, que los pelillos o espículas viajan por el aire o sea que para tener una reacción, no necesita el contacto directo con la oruga, que sus orugas bajan en los meses de febrero-abril, que en cada muda dejan pelillos urticantes, que se entierran en el suelo pasando a  pupa o crisálida, donde puede permanecer tiempo hasta tener las condiciones adecuadas para convertirse en adultas o mariposa en verano.

Debemos tomar esto en cuenta para su control ecológico.

Pero para nosotros o nuestras mascotas, debemos  ir  protegido en las zonas con muchos nidos, con ropa manga larga, así como gafas. Llevar en un termo agua tibia y una jeringa para irrigar la zona en contacto, nunca frotar, ya que se pueden romper los pelillos o espículas y liberar su toxina.

Sí la excursión es larga consultar con su veterinario para llevar la medicación adecuada, para que pueda ser tratado de inmediato y te de tiempo de llevarlo a un centro para su atención.

 

 

                                                                                      Agradecimientos a Manuel Jiménez Muñoz por su colaboración